La suspensión según SCOR

La historia que esconde nuestro diseño de suspensión se puede dividir en dos partes, lo que queríamos lograr y cómo lo logramos. Si no tienes interés en saber cómo funciona tu suspensión, lo entendemos perfectamente. Sal a montar en bicicleta sabiendo que nuestros ingenieros se han puesto manos a la obra, han hecho números y han trabajado horas extra realizando pruebas para que tu 4060 pueda ofrecerte exactamente lo que quieres, cuando quieras.

Sin embargo, si te interesa lo que nos propusimos y quieres profundizar en cómo lo hicimos, estaremos encantados de desglosar los gráficos y mostrar nuestro trabajo.

Un sistema de suspensión altamente ajustable

Lo que queríamos:

Para construir la bicicleta que queríamos, tuvimos que diseñar nuestro propio sistema de suspensión altamente ajustable. Esto nos permitiría situar las características de conducción que buscábamos en el corazón del cuadro. Al ser riders e ingenieros, el resultado tenía que ser elegante y práctico, y debía mejorar nuestra experiencia de conducción.



¿Cómo lo hicimos?

Nuestro diseño de suspensión activada por la bieleta inferior utiliza un centro de rotación instantáneo, también conocido como punto de pivote virtual, que dicta la trayectoria de eje de la rueda trasera durante todo el recorrido de la suspensión. Esta trayectoria se controla a través de las bieletas y los puntos de pivote. La forma en la que los posicionamos también nos permite controlar la leverage ratio, el anti-squat y el anti-rise del sistema de suspensión, tres elementos que desempeñan un papel importante en cómo funciona y se siente la suspensión. No te preocupes si no sabes lo que significan estos términos, en un momento entraremos en los detalles técnicos.

Suspensión activa con mínima respuesta de la cadena

Lo que queríamos:

La relación entre la suspensión trasera y la transmisión es compleja. Las aportaciones en una pueden tener efecto en la otra y el éxito del diseño consiste en gestionar esta relación como cualquier otra cosa. Queríamos que la suspensión se mantuviera activa tanto si se pedaleaba como si no, y queríamos minimizar la respuesta a través de los pedales mientras la suspensión hacía su trabajo.



¿Cómo lo conseguimos?

Pongámonos técnicos y hablemos del anti-squat. El anti-squat describe cómo se comprime la suspensión trasera al acelerar, normalmente al pedalear. Todas las bicicletas tienen algún nivel de anti-squat, pero la forma en que se ajusta juega un papel importante en cómo se siente la bicicleta.



Un alto nivel de anti-squat ayuda a que la bicicleta pedalee eficientemente al resistirse a la compresión, pero también conduce al pedal kickback (donde las fuerzas se devuelven al rider como una sacudida a través de los pedales) y a una sensación áspera cuando se usa mucho recorrido. Un nivel bajo de anti-squat significa que la suspensión trasera se sentirá muy activa, pero puede provocar un “balanceo”, donde las entradas de la transmisión (es decir, el pedaleo) crean golpes de pedal no deseados de la suspensión trasera.



Sin embargo, el anti-squat no es una cifra fija, sino que cambia a medida que la bicicleta aprovecha el recorrido de suspensión. Nuestra bicicletas están diseñadas para ofrecer un buen soporte y eficiencia de pedaleo alrededor del punto de sag. A medida que se avanza en el recorrido, el nivel de anti-squat se reduce para minimizar los efectos de la cadena en los impactos, manteniendo al mismo tiempo la suspensión activa.

Suspensión activa al frenar

Lo que queríamos:

Al igual que la transmisión tiene un efecto sobre la suspensión, también lo tiene la frenada. La mejor suspensión del mundo no sirve de nada si desaparece cuando tocas los frenos. Es por eso que tener una suspensión que se mantenga alta en su recorrido, que siga encontrando agarre y aislándote de los baches mientras estás frenando te permite conducir más rápido y mantenerte más fresco.



¿Cómo lo conseguimos?

Del mismo modo que el anti-squat se puede configurar para controlar cómo reacciona la suspensión en la aceleración, el anti-rise también se puede configurar para controlar cómo reacciona la bicicleta cuando se desacelera.

Cuando usas el freno trasero para reducir la velocidad, la fuerza creada por su masa de desaceleración hace que la parte trasera se extienda. El anti-rise contrarresta la transferencia de carga hacia delante de la bicicleta y el rider al frenar y evita esta extensión.



Un nivel alto de anti-rise significa que la frenada comprimirá la suspensión para contrarrestar la transferencia de carga y al mismo tiempo endurecerá la suspensión, haciéndola menos activa.



Un nivel bajo de anti-rise significa que la frenada tiene poco impacto en la suspensión, manteniéndola activa, pero puede provocar cambios en la geometría debido a la transferencia de carga.



Al igual que con el anti-squat, todos los diseños de suspensión de bicicletas de montaña tienen anti-rise, pero hay cierto desacuerdo sobre si es preferible un nivel alto o bajo de anti-rise. Hay quien cree que un nivel alto de anti-rise es bueno, ya que la rueda trasera se empuja contra el suelo al frenar. Sin embargo, nuestra filosofía es que el anti-rise debe ser bajo para permitir que la suspensión permanezca activa al frenar. Cuando frenas, ejerces presión sobre la rueda trasera de manera natural, por lo que creemos que tener una suspensión activa que se mantenga alta en el recorrido es el camino a seguir.

Posibilidad de montar amortiguadores de aire y de muelle

Lo que queríamos:

A algunos de nosotros en SCOR nos gusta usar amortiguadores de aire, mientras que a otros les gustan los amortiguadores de muelle. Nuestro diseño de suspensión permite usar cualquiera de las dos opciones. Así ambos bandos están contentos.



Los amortiguadores de aire son fáciles de ajustar, tienen una gran resistencia a los topes y son comparativamente ligeros. Los amortiguadores de muelle tienen un tacto suave que proporciona un agarre excelente y un aspecto atractivo, aunque son más pesados.

La elección de un amortiguador de aire o de muelle depende de ti. Sin embargo, como norma general escoge uno de aire para una conducción más potente y uno de muelle para conseguir una sensación más plantada.



*Nota: El cuadro 4060 está diseñado para montar amortiguadores de muelle Fox y RockShox, pero también se adaptan los Öhlins. Antes de comprar un amortiguador de otra marca, comprueba las holguras.



¿Cómo lo conseguimos?

En pocas palabras, afinamos la leverage curve (o curva de apalancamiento) de la suspensión para que funcione tanto con amortiguadores de aire como de muelle. Para hacerlo más complejo, debemos volver a la básico.



Un amortiguador de muelle se comprime de forma lineal, es decir, se comprime a una velocidad constante a lo largo de su recorrido. Esto lo hace ideal para disfrutar de sensibilidad inicial y un agarre más fino. Sin embargo, esto también significa que puede hacer topes más fácilmente que un amortiguador de aire.



Un amortiguador de aire se comprime de forma progresiva: a medida que avanza en su recorrido, requiere más fuerza para comprimirlo más. Un amortiguador de aire es mejor para resistir los topes de recorrido, pero lo hace a costa de perder un poco de la sensibilidad inicial de un amortiguador de muelle.



Estas son afirmaciones generales, pero los amortiguadores de aire de alto volumen no son un mundo aparte con respecto a los de muelle, ya que ofrecen muchos de sus beneficios en un paquete más ligero y fácil de ajustar.



Tu suspensión trasera es, en esencia, una gran palanca que se utiliza para comprimir el amortiguador. Mediante el uso de bieletas y puntos de pivote es posible controlar cómo la palanca ejerce fuerza sobre el amortiguador y lo comprime. Al añadir progresividad al diseño de la suspensión, podremos contrarrestar la linealidad de los muelles helicoidales y proporcionar esa alta sensibilidad al inicio del recorrido, junto con una buena resistencia antes los topes.

Un centro de gravedad bajo

Lo que queríamos:

Un centro de gravedad bajo ayuda al control y la estabilidad, por lo que tiene mucho sentido colocar las bieletas y los componentes de la suspensión lo más abajo posible dentro del cuadro. También aporta una mayor rigidez en la zona del pedalier, algo que marca una gran diferencia en la sensación de la bicicleta.



¿Cómo lo conseguimos?

El uso de fibra de carbono nos permite crear las formas de cuadro que necesitamos para empaquetar la suspensión en la parte baja del cuadro, al mismo tiempo que nos ayuda a brindar la resistencia y rigidez que buscamos. Tenemos mucha experiencia trabajando con el carbono, así que sabemos cómo sacarle el máximo partido sin utilizar demasiado.



Las bieletas están montadas en la unión entre el eje de pedalier y el tubo diagonal, lo que reduce el peso al máximo y ayuda a minimizar la flexión. Montar el amortiguador en una posición horizontal tan baja nos permite utilizar un amortiguador de mayor longitud que se adapta mejor al tipo de conducción dura que tanto nos gusta. Con la suspensión montada en una posición baja y fuera del camino, también podemos mantener el tubo de sillín y el tubo superior bajos y todavía tenemos espacio para montar un bidón.

Fiabilidad

Lo que queríamos:

Tu bicicleta nunca debería ser la razón por la que no puedas salir a montar, por lo que la fiabilidad y la durabilidad fueron muy importantes a la hora de diseñar la suspensión.



¿Cómo lo conseguimos?

Hemos elegido rodamientos Enduro Max, que requieren un mantenimiento mínimo, duran mucho y son fáciles de conseguir cuando llega el momento de sustituirlos. La parte trasera del amortiguador está protegida por un guardabarros para mantener la suciedad a raya.