¿Cómo pasarse al tubeless?

Hemos colaborado con los expertos en ruedas de DT Swiss para mostrarte por qué y cómo hacer el cambio a tubeless.

Si estás cansado de que los pinchazos arruinen tus salidas, tenemos buenas noticias para ti. Al convertir tus ruedas a una configuración tubeless, minimizarás los pinchazos, aumentarás el agarre de tus cubiertas y disfrutarás de una mejor calidad de conducción en general. Hemos colaborado con los expertos en ruedas de DT Swiss para mostrarte por qué y cómo hacer el cambio a tubeless.

¿Qué es el tubeless?

Como su nombre indica, “tubeless” significa prescindir de la cámara de aire que hay dentro del neumático. En su lugar, el propio neumático crea un sello hermético con la llanta. Para que esto sea posible, necesitarás neumáticos específicos para tubeless, válvulas, fondo de llanta y líquido sellante.

¿Por qué cambiar a tubeless?

Pasarse a una configuración tubeless tiene varias ventajas en comparación con las combinaciones tradicionales de neumático y cámara. En primer lugar, puedes utilizar presiones más bajas sin preocuparte por los pinchazos. Cuando la llanta aprieta la cámara contra el neumático, se crean dos pequeños agujeros que parecen mordeduras de serpiente. ¡Serpientes en el camino! En realidad, no. Pero montar sin cámara es sinónimo de adiós a los pellizcos. Sí.



Otros tipos de pinchazos también son menos probables. El líquido sellante tubeless, que actúa como un pegamento líquido, sella automáticamente los pequeños cortes y pinchazos producidos por espinas y rocas afiladas. De hecho, es posible que no te des cuenta de que has pinchado hasta después de la salida.



El tubeless también mejora la calidad de la conducción. La menor presión de los neumáticos aumenta el agarre y el confort, mientras que la ausencia de cámara reduce la fricción entre el neumático y la rueda, lo que se traduce en una menor resistencia a la rodadura y una conducción más suave.



Así que, ¿por qué no te pasas al tubeless?

¿Cómo pasare al tubeless?

Nuestras bicicletas SCOR vienen con ruedas y cubiertas preparadas para el tubeless, por lo que el cambio es muy sencillo. Todo lo que necesitas es un bote de líquido sellante y un par de válvulas tubeless. Si estás montando tu propia bicicleta, es posible que también necesites un fondo de llanta.



Esto es lo que necesitarás:

  • Desmontables
  • Limpiador de frenos/alcohol isopropílico
  • Fondo de llanta tubeless
  • Válvulas tubeless
  • Líquido sellante tubeless
  • Una buena bomba de taller

  1. Para desmontar las ruedas de tu bicicleta, empieza desinflando la cámara de aire y retirando los neumáticos y la cámara. Si necesitas destalonar el neumático de la llanta, utiliza desmontables, pero ten cuidado de no pellizcar la cámara.
  2. Si necesitas colocar un fondo de llanta tubeless, limpia y desengrasa primero la base de la llanta con limpiador de frenos o alcohol isopropílico.
  3. El fondo de llanta tubeless utilizado debe ser 2 mm más ancho que la anchura interior de la llanta. Puedes encontrar la anchura interior de la llanta en la pegatina de la llanta o medirla tú mismo con una regla o consultando la página web del fabricante de la llanta.
  4. Comienza a aplicar el fondo de llanta junto al orificio de la válvula, entre el primer y el segundo orificio de los radios. Asegúrate de que el fondo de llanta esté tenso y llena toda su anchura, y evita crear burbujas de aire.
  5. Cuando hayas pegado todo el fondo de la llanta, solápalo unos 10 o 15 cm y asegúrate de que está bien pegado.
  6. Empuja el fondo de llanta con el pulgar para asegurarte de que quede bien pegado y asentado.
  7. Con una herramienta afilada, como un punzón, un cuchillo o una hoja de tijera, haz un agujero en el fondo de llanta del tamaño de la válvula tubeless en el orificio de la válvula de la llanta.
  8. Introduce la válvula tubeless, asegurándote de que esté recta, bien asentada y hace buen contacto con el fondo de la llanta.
  9. Comprueba el sentido de giro del neumático y monta un lado del neumático en la base de la llanta.
  10. Monta el otro lado del neumático en el lado opuesto a la válvula, aproximadamente el 80% en la llanta.
  11. Gira la rueda para que el hueco quede en la parte inferior y vierte el líquido sellante, comprobando en la parte posterior del bote de líquido sellante las recomendaciones del fabricante sobre la cantidad a utilizar.
  12. Gira lentamente la rueda para que el hueco quede en la parte superior y encaja el resto del neumático en la llanta.
  13. Infla el neumático rápidamente hasta la presión máxima de la llanta o del neumático, la que sea menor, utilizando una bomba de taller o un compresor. Es posible que escuches un ruido fuerte cuando el neumático se asiente contra la llanta.
  14. Después de inflar el neumático, asegúrate de que esté bien asentado alrededor de la parte superior de la pared de la llanta en ambos lados.
  15. Gira y agita la rueda para ayudar a que el líquido sellante se extienda uniformemente por la superficie interior de la llanta y el neumático.
  16. Repite el proceso con la otra rueda y no olvides bajar la presión de los neumáticos a los valores deseados antes de salir a rodar.

Mantenimiento y cuidados

Después del primer uso, es posible que notes un ligero descenso en la presión de los neumáticos. Esto es normal a medida que el sistema se “asienta”. Comprueba que el neumático y la válvula estén bien asentados. Si es así, infla de nuevo el neumático a la presión deseada.



Si sigues perdiendo aire, es posible que tengas que añadir más líquido sellante para taponar los huecos por los que se escapa el aire.



El líquido sellante se seca con el tiempo y pierde eficacia. Comprueba tus neumáticos cada tres meses para asegurarte de que aún tienes suficiente líquido sellante.



Si sufres más pinchazos de lo habitual, puede que sea el momento de renovar el líquido sellante. Para ello, desmonta un lado del neumático de la llanta, rasca el sellante viejo y sustitúyelo por uno nuevo.